Loading...

Lo que la jirafa me contó

De pequeña me encantaba ver la serie ‘Se ha escrito un crimen‘ e imaginarme que era como la señora Fletcher. Y escribía historias de misterios en mi Olivetti y se las leía a mi hermana también. Me apasionaba escribir… Pero un profesor me paralizó el entusiasmo porque no le dio importancia a mi pasión por tan bonito arte, y me llevé sin compartir mis escritos mucho tiempo, pero mucho…mucho. Porque pensaba que no interesarían a nadie, pues solo valía lo que los clásicos escribieron…o porque hay otras profesiones con más salidas laborales.

Pero un día, pasados muchos años y tras haber escrito en silencio, decidí compartir mis palabras entre amigos, y, de nuevo, volví a ser YO. Porque ‘escribir es vivir’, como decía el admirado José Luis Sampedro. Igual que para otros les da vida pintar, hacer maravillas con el pan, coleccionar chapas o sellos, escalar montañas o hacer ricos pucheros.

A un niño o niña no se le puede cortar las alas. Hay que potenciar su talento y animarle a que continúe por el sendero de su propia creación personal, que se sienta seguro consigo mismo, sintiéndose más feliz en un mundo que desconoce y en el que tan poco se les considera.

Felicidades amigas escritoras.


Felicidades a ti también, aunque no hayas publicado aún, porque nadie dijo cuándo uno debe considerarse escritor. Saca lo que lleva en tu cajón años esperando a ser leído. No temas el qué dirán. Libérate. Que vuelen tus palabras.

You might also like

No Comments

Leave a Reply